De extranjis, con premeditación y alevosía.

DSCF2361

Me engañó el windguru. Y después de toda la noche soplando fuerte, me fuí tranquilo al río, al amanecer, convencido de que el mar estaría intratable.

Al volver, a mediodía, sorpresa. Una suave brisa de SW acariciaba el mar desde tierra y al menos desde la distancia de la carretera, prometía una deriva idónea para tentar lubinas a jigging, sin alejarse demasiado del abrigo de la costa.

La cosa no estaba fácil. Después de pasar toda la mañana pescando en el río, proponer en casa otra salida de pesca por la tarde, puede resultar cuando menos escabroso. Así que procuré disimular el resquemor interno durante la comida y esperé el oportuno momento de la semisiesta, del atontamiento general ante la caja tonta, para levantarme sigiloso y mascullar un casi imperceptible “voy a ver el mar”.

Al salir por la bocana comprobé que se podría pescar y navegar medianamente cómodo, pero el mar aún mantenía sus tres metrazos. Sabía que la llamada de rigor no tardaría, así que me fuí directo a la piedra que con ese mar y ese viento, podía tener alguna lubina.

Llego a la piedra en cuestión, una meseta que sube desde las 36 a las 23 brazas. Aquí las lubinas siempre están arriba, así que me coloco encima. Marca bien. Entretanto llama Ppjones que viene con su barco nuevo de remolque, y se le cae la baba mirando por el retrovisor.

Primera bajada con el prototipo de 200 gr, por si la corriente… asegurando la vertical. Subidita pequeña, vuelta para abajo, subidita pequeña, suelto de nuevo, dos tironcitos… trank !!. Cabezadas inconfundibles. Lubina al otro lado. Le calculo dos kilos, pero con éstas no te puedes fiar, llegan arriba muy frescas y te pueden sorprender con dos cabezazos cuando ven el barco y adiós. Llega arriba y la embarco, no me engañé mucho.

lubina 25 fa

Dos pasadas más sin resultados y decido cambiar de piedra. De camino, llega como no, la llamada de rigor: “¿pero estás pescando otra vez?, ya te vale.”

Comprendo el sentimiento y pongo rumbo a tierra satisfecho.

Perdón por el rollo, si es que no son horas…

3 comentarios to “De extranjis, con premeditación y alevosía.”

  1. Buena pieza Uxio y merecida, porque despues de una jornada de rio tener aun gana de navegar y ponerte a jigging, tiene merito.
    Y ese prototipo hay que patentarlo, no cabe duda que funciona y bien, espero que el precio final en el mercado sea asequible, que estamos en crisis…jaja.
    Un saludo y enhorabuena.

  2. Jose Juan Says:

    De buena gana hubiera acudido a esa salida contigo Eugenio, pero una “buena causa” hizo que no pudiese ir. De todas formasd, el estado del mar no invitaba mucho…yo soy algo ¿miedoso?, pues puede que sí…en fin, veo que la cosa no se dió del todo mal y no te viniste de vacio.Como dice un buen amigo …”sigues en pista”.Enhorabuena.

    Saludos
    Jose Juan

  3. Angel Says:

    Buena esa jugada de sobremesa, a veces la marea reclama y hay que jugársela. Lo tuyo ayer fue evasión y victoria.
    Se siguen consagrando tus creaciones, solo te falta un peje inquietante para que definitivamente entren en el top gama. Enhorabuena, de verdad.

    Un saludote

    PS. Acabo de ver la montura bólida y radical de Medrejones, ese sí que va a estar pronto en pista…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: