Una tarde para el recuerdo.

Aprovechándonos de la generosidad del los del Peñón Team y de una vacante en el Milano, Luisito y yo nos apuntamos a una salida a spinning, de nuevo por tierras asturianas. Mirando el mar antes de la hora buena, la cosa se presentaba dura, con el mar al límite en el punto escogido. De nuevo con Elías al mando y los chalecos puestos, el patrón decide probar. Como se preveía, mantenerse en pié no era fácil, pero al primer lance ya estoy aferrao, así que decidimos quedarnos dispuestos a mojarnos. Y así fué, que acabamos pingando de pies a cabeza, pero disfrutando de uno de esos días que permanecen en la memoria por el resto de los días. Luis tardó un ratillo en encontrarle el swing a su recién remodelada vara, después de partirla la semana pasada, pero acabó embarcando las más gorditas. Elías, con el mar bajando por momentos, pudo al final dar algún lance entre maniobra y maniobra y embarcar también unas cuantas. Y yo, pues sencillamente tuve unos de esos días inolvidables en los que pierdes la cuenta.  No hicimos muchas fotos, por lo dificil de enfocar y encuadrar en condiciones, y por no llevar cámara a prueba de remojones (la mía se libró por los pelos), pero repito, las imágenes quedarán para siempre en nuestro disco duro personal. Gracias JJ por el hueco y Elías por tu trabajo, una vez más, impecable.

Como viene siendo habitual en esta época de noches cortas, nos tuvimos que conformar con un par de horas de sueño para estar de nuevo pescando al amanecer. Digo pescando por decir algo, porque la mañana estuvo más que floja a spinning, embarcando tan sólo una lubina kilera, que por alguna razón no tiene foto. Y el jigging también flojo. Tan solo un abadejete apañao para mi, que no se pudo resistir al vinilo en drop shot.

La salida al ocaso, con el mar ya quedado, resultó con cero patatero para Luis y para mi. Bueno, más bién con -1 para el gorrioni, que embarcó una aguja. DDDD

A los del peñón les fué bastante mejor y aún pudieron sacarle a sus mares unas cuantas piezas, algunas de ellas de tamaño guapo, al viniling. Aquí una de ellas, muy merecida para el patrón.

Toca descansar y esperar que Alonso nos de una alegría y la Roja demuestre una vez más que son los mejores.

4 comentarios to “Una tarde para el recuerdo.”

  1. Efrén Sánchez Says:

    Que envidia… no paras jeje
    Enhorabuena.

  2. Jose Juan Says:

    La verdad, es que ese día el mar estaba de 10, sabía que no fallaríais!!
    PD….CAMPEONEEEEEEEEESSSS…..OOOOOOOOEEEEEEEEEE!!!!!

    Saludos
    Jose Juan

  3. gorrioni Says:

    Efectivamente Eugenio, una tarde memorable. Se unieron los astros y el peñón team patroneado por Elías supo ponernos en la piedra.
    Gracias de nuevo a todos por cuidarme tan bien…..

    Un abrazo y OÉ OÉ OÉ OÉ !!!

    PD: Un tongo el mundial de f1 !

  4. Angel Says:

    Joer, llega uno de Mauritania pensando que la ha armado y se encuentra esto, qué bajón…
    No sé por qué, pero me suena la situación, las circunstancias, el momento que se intuye en las caras de los pescadores y en los dibujos que deja la marea. Y si, que ya está dicho, pero ahí hay, a parte de vareadores natos, mucho, mucho patrón.

    No es nadie el Elías este…

    Abrazote

    PS. Los Capitanes también gustan del viniling lubinero….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: